Mercado de divisas Bolsa de empleo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

juan.cantero@economiavisual.com

Discriminación de precios de tercer grado

Consideremos un monopolista que puede segmentar su demanda en dos tipos de clientelas plenamente diferenciadas. Cada tipo de clientela se caracteriza por la distinta elasticidad de su curva de demanda, En este caso supondremos que la clientela A tiene una curva de demanda más inelástica que la clientela B. A partir de estas, el monopolista sumando horizontalmente podrá derivar tanto la curva de demanda total como el ingreso marginal total.

Si analizamos el problema desde la perspectiva del corto plazo, y consideramos una estructura de costes tal como la siguiente, el equilibrio como monopolista convencional lo obtendría de este modo. Dado que el CTMe es inferior al precio el monopolista no discriminador obtendría un beneficio extraordinario equivalente a la siguiente zona.

Si el monopolista desea aumentar su beneficio y dado que distingue dos tipos de clientes puede practicar la discriminación de precios. Para ello, en primer lugar determinará el nivel de producción que para cada tipo de clientela le asegura el máximo beneficio, igualando el CMa con el IMa de cada tipo de clientela, y a partir de este, fijará el precio de venta. Tal como podemos apreciar, este sistema de fijación de precios establecerá un precio mayor para aquellos clientes con demanda más inelástica, y viceversa.

Por último procederemos a calcular el resultado económico que generaría este tipo de discriminación, comparando los precios con el CTMe que es único. Visualmente podemos comparar los beneficios que generan ambas modalidades de fijación de precios, para concluir que el monopolista discriminador de tercer grado, en todo caso, obtendrá un mejor resultado económico.

 

 

 

Todas las demostraciones son con audio. Encienda los altavoces.