Mercado de divisas Bolsa de empleo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

juan.cantero@economiavisual.com

Saldo presupuestario del Estado

Con el fin de derivar el saldo que arroja el presupuesto anual del Estado, debemos considerar de una parte el equilibrio en el mercado de bienes y servicios (pues sobre dicho mercado quedan reflejadas las políticas fiscales que a través del Presupuesto puede adoptar el Estado (gasto público y transferencias desde la perspectiva del gasto e impuestos desde la perspectiva de los ingresos). De otra parte, en el panel inferior reflejaremos gráficamente las medidas de política fiscal, y el saldo que de ellas se deriva.

Dado un nivel de renta de equilibrio, tomando en consideración la definición matemática de saldo presupuestario que resta a los ingresos obtenido (por simplicidad consideraremos tan sólo los impuestos directos), los gastos generados (gasto público y transferencias). La curva que define aquel nacería en el eje vertical en el valor de los gastos del Estado (con valor negativo pues aún cuando la producción sea nula, el Estado deberá afrontarlos), y cuya pendiente sería el valor del tipo impositivo de los impuestos directos (pues los ingresos crecerán de forma proporcional a la renta que la sociedad obtenga).

Supongamos que para el nivel de renta de equilibrio el saldo presupuestario fuera nulo, es decir, el Presupuesto se liquidase de forma equilibrada. A partir de ello podemos razonar como cualquier nivel de renta inferior a este, determinará un mayor nivel de gastos que ingresos (déficit), y si por el contrario, el nivel de renta excediese el valor inicial, al crecer el ingreso por encima de los gasto el Estado obtendría un superávit presupuestario. Tal como podemos apreciar, el saldo presupuestario que al final se obtenga no sólo dependerá de la política fiscal aplicada por el Estado, sino también del nivel de renta que se determine en la sociedad.

Consideremos, por ejemplo, un aumento de la inversión privada, ceteris paribus. Al incrementarse la inversión empresarial, la sociedad conseguirá aumentar el nivel de producción, y con ello propiciará que el Estado pueda alcanzar una situación de superávit presupuestario.

Veamos seguidamente como la aplicación de políticas fiscales puede modificar el resultado presupuestario. En este sentido, consideremos dos políticas fiscales expansivas. En primer lugar, analicemos un incremento del gasto público, que no sólo modifica la función de demanda agregada (desplazándola paralelamente hacia arriba), sino que también produce un desplazamiento sobre la curva de saldo presupuestario paralelo, en sentido inverso. A consecuencia de esta nueva situación, la sociedad conseguirá aumentar el nivel de renta o producción de equilibrio, generándose al tiempo un déficit presupuestario. Por último, considérese un rebaja del tipo impositivo y veamos, ceteris paribus, que repercusión tendría sobre el nivel de renta de equilibrio y sobre la situación presupuestaria del Estado. La rebaja de tipos hará aumentar la pendiente de la demanda agregada, y al tiempo convertirá en más elástica la curva de saldo presupuestario (puede apreciar como el cambio de pendiente será mucho mayor en la curva de saldo presupuestario que en la demanda agregada, por motivos obvios si se considera la expresión matemática de una y otra función). Con esta política fiscal el Estado habrá conseguido incrementar la producción, generando, en este caso concreto, un déficit presupuestario.

 

 

Todas las demostraciones son con audio. Encienda los altavoces.