Mercado de divisas Bolsa de empleo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

juan.cantero@economiavisual.com

Curva de oferta de trabajo individual según los economistas clásicos (elección entre renta y ocio)

Los economistas clásicos consideran que la oferta de trabajo que realizan los individuos con el fin de obtener una renta con la que subsistir, se debe estimar en términos de la elección que realizan ellos entre renta y ocio, veámoslo.

Consideremos un individuo que debe decidir entre dos bienes, la renta (Y) que consigue ofreciendo su fuerza de trabajo y que le proporciona la satisfacción de adquirir y disfrutar de bienes y servicios, y su alternativa, no trabajar, es decir, el ocio.

Con el fin de dotar a nuestro ejemplo de un mayor grado de realismo descontaremos 8 horas de descanso al día, por tanto, el individuo estará en condiciones bien de ofrecer 16 horas del día a trabajar o dedicarlas al ocio..

La elección entre los dos bienes confrontados: renta y ocio genera un mapa de curvas de indiferencia infinitamente denso del cual tomaremos en consideración las siguientes curvas de indiferencia.

De otra parte, con el fin de determinar la restricción presupuestaria o recta de balance que condiciona la decisión del individuo las decisiones extremas que puede adoptar: No trabajar y dedicar todo su tiempo disponible al ocio, en tal caso los ingresos obtenidos no serian nulos pues supondremos que diariamente el individuo disfruta de una renta extrasalarial (Yi) obtenida por ejemplo del rendimiento de sus depósitos de ahorro, de inmuebles de su propiedad que han sido arrendados, etc. Alternativamente, en el caso opuesto puede dedicarse a trabajar la parte del día no dedicada al descanso mínimo vital, por tanto los ingresos que obtendría trabajando serían (Yt) y se calcularían multiplicando el salario real (w/p) con el número de horas dedicadas al trabajo (16 h),  Si acumulamos esta renta percibida a los ingresos extrasalariales podríamos determinar el caso de una persona extremadamente trabajadora.  Por último, uniendo los dos caso extremos considerados determinaríamos la recta de balance del individuo.

Dado que el individuo pretenderá maximizar su utilidad, ello lo logrará cuando la recta de balance sea tangente a la curva de indiferencia, en nuestro caso esto quedaría determinado por el nivel de renta Y´y 8 horas dedicadas al ocio.

Llegados a este punto, convendría plantearnos el significado de la pendiente de la recta de balance. En tal sentido, matemáticamente podemos apreciar como la misma se identificará con el valor del salario real que percibe el individuo (w/p). Finalmente, para determinar las horas diarias que estaría dispuesto a ofrecer bastaría con detraer a las 16 horas de que dispone, las 8 horas de ocio con las que maximiza su utilidad, es decir, 8 horas diarias estaría dispuesto a ofrecer en el mercado de trabajo.

¿Qué ocurriría si por ejemplo el salario real percibido fuese mayor?

En tal caso, gráficamente la pendiente de la recta de balance se tornaría más inclinada, generando un punto de equilibrio, en donde el ocio se recudiría a 7 horas, incrementándose su oferta de trabajo en una hora más, 9 horas frente a las 8 anteriores.

¿Y si, por el contrario, el salario real disminuyese?

Al disminuir la pendiente de la recta de balance el equilibrio determinaría un mayor disfrute de ocio respecto a la situación inicial, y por tanto, una menor disposición a ofrecer trabajo: 7 horas.

Vistas las deducciones anteriores, estamos en condiciones de determinar la curva de oferta individual diaria de trabajo. Para lo cual bastará, establecer un plano paralelo horizontal, y traspasar la información contenida, veámoslo.

Hemos obtenido de este modo la curva de oferta de pendiente positiva que muestra, como era de esperar una relación directa entre el salario real y el número de horas ofertadas de trabajo.

A nivel individual, no de mercado, la curva de oferta mostrará una peculiaridad que sería interesante destacar: a partir de un nivel salarial muy elevado (distinto para cada persona en función de su ambición) (Y**) la curva de oferta sufriría una torsión cambiando su pendiente a negativa. ¿Por qué? Intuitivamente es fácil de comprender, Cuando el salario es extraordinariamente alto el individuo puede plantearse: ¿de qué sirve trabajar si no tengo tiempo de disfrutar del dinero que gano?. Por ello, si el salario excede ese nivel el individuo en vez de aumentar su oferta de trabajo lo que haría sería disminuirla.

 

 

Todas las demostraciones son con audio. Encienda los altavoces.